Tomar vitamina E aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de próstata

Tomar vitamina E podría aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Eso encontró un estudio reciente que genera nuevos interrogantes relacionados con esta vitamina que muchos hombres suelen tomar por sus supuestas propiedades antioxidantes.  Ponte al día en lo más nuevo sobre la relación entre el cáncer de la próstata y la vitamina E.
Desde pequeños nos dicen que es importante comer alimentos con vitaminas para crecer sanos y fuertes.  Y no hay duda que una alimentación balanceada que contenga vitaminas y nutrientes adecuados es necesaria durante toda la vida. Pero mucha gente quisiera encontrar algo más sencillo o “mejor” para obtener esas vitaminas. Y de adultos, algunos quisieran combatir los efectos del paso del tiempo sobre la salud con “pastillas y suplementos”. Y esto está magnificado por las promesas de los fabricantes de las vitaminas y los suplementos. No quiero decir que no tengan su lugar, como durante el embarazo, o el ácido fólico en la edad de la reproducción, etc.
Pero no todo lo que brilla es oro y ahora un nuevo estudio patrocinado por los Institutos Nacionales de la Salud parecen indicar que, como hemos aprendido cuando hemos realizado los estudios científicos con otras vitaminas, la vitamina E en pastillas, lejos de ayudar a prevenir el cáncer de la próstata en los hombres, podría contribuir a su desarrollo, aunque todavía estamos aprendiendo, aquí te describimos lo que encontraron.
Antes te recuerdo que el cáncer de la próstata es uno de los más comunes entre los hombres, que afecta a más de un millón de hombres, solamente en los Estados Unidos.
Unos investigadores del Instituto de Urología y del Riñón Glickman en la Clínica Cleveland, en Estados Unidos, luego de más de cinco años de seguimiento de casi 35 mil hombres, que tomaban tanto vitamina E como selenio (un suplemento mineral) encontraron que existe una relación entre el consumo de la vitamina E y el cáncer de la próstata. Piensan que esta relación podría ser que de mil hombres que la tomen, 76 contraerían cáncer.  La relación no es muy alta, pero ¿porqué exponerse?
En detalle, según este estudio que fue publicado en la edición del 12 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association, los informes iniciales de un primer ensayo, en 2008, habían encontrado que ni la vitamina E ni el selenio reducían el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Al contrario, pareció haber un aumento en el riesgo relacionado con la vitamina E, aunque era insignificante.
Según los datos actualizados, desde entonces y hasta julio de 2011, aunque la tasa del cáncer de la próstata fue mayor entre los hombres que tomaban complementos en comparación con el placebo, sólo fue estadísticamente significativa entre los hombres que tomaban la vitamina E sola. Específicamente, entre los hombres del ensayo, 529 de los que tomaban el placebo desarrollaron cáncer de próstata, al igual que 620 hombres que tomaban vitamina E, 575 hombres que tomaban selenio y 555 hombres que tomaban ambos complementos.
Los resultados no son concluyentes y es necesario hacer nuevas investigaciones en profundidad para detectar si realmente existe esta posibilidad y conocer más datos sobre cuál es la relación del exceso de vitamina E con el cáncer de próstata, pero marca un dato importante que abrió nuevos interrogantes para la ciencia.
Los mismos investigadores recomiendan no alarmarse por estos hallazgos pero tampoco sugieren que los hombres tomen vitamina E sólo “por las dudas”, ya que muchos utilizan suplementos que la contienen por sus propiedades antioxidantes, incluso en multi-vitaminas, pero estos beneficios no han sido realmente probados.
Estos datos se suman, además, a otra investigación que te habíamos contado en otro artículo de vidaysalud.com, según la cual otro grupo de investigadores canadienses también había notado que el suplemento multivitamínico con selenio y vitamina E no generaba los efectos esperados para combatir el cáncer de la próstata.
El cáncer de próstata es la tercera causa más común de muerte por cáncer en los hombres de todas las edades y la causa más común de las muertes por cáncer en los hombres mayores de 75 años de edad. Por eso es algo que todos deberían tener en cuenta.
Para ayudar a prevenir su desarrollo, al igual que con cualquier tipo de cáncer, es importante que te hagas controles periódicos (ya que cuanto antes lo detectes más fácil será tratarlo), que sigas una dieta saludable, que practiques ejercicios de manera regular (no dejes de leer este artículo que te cuenta cómo la actividad física puede ayudarte si tienes cáncer de próstata) y que evites fumar y consumir alcohol en exceso.
Anímate a los cambios positivos. Con un poco de voluntad puedes mejorar tu salud y tu estado de ánimo, para vivir mejor y por más tiempo.
Muchas personas creen que necesitan vitaminas y corren a la farmacia a comprar suplementos de venta libre, pensando que así se sentirán mejor, algo que no siempre es cierto. Por eso es importante ser muy cuidadoso con ellos.
Antes de tomar cualquier vitamina o suplemento es conveniente que lo consultes con tu médico. Y si debes tratarte por cualquier otro problema de salud, recuerda siempre de contarle al especialista que te está atendiendo todo lo que estás tomando, ya que a veces los suplementos pueden no ser compatibles con algún medicamento recetado. De ese modo, te podrán indicar el tratamiento adecuado para ti.

Prueba del PSA para cancer de prostata

Un estudio de Mayo Clinic descubrió que la prueba del antígeno prostático específico, comúnmente conocida como prueba del PSA, es valiosa para vaticinar cuáles hombres deben someterse a una biopsia y a quiénes se diagnosticará cáncer de próstata de bajo riesgo.  Los resultados se anunciaron durante la reunión de la Sección norcentral de la Asociación Americana de Urología en Rancho Mirage, California.
“El paciente toma mejor la decisión de utilizar la prueba del PSA después de consultar con el médico”, comenta el Dr. R. Jeffrey Karnes, urólogo de Mayo Clinic y coautor del trabajo titulado “Valor basal del antígeno prostático específico en hombres de 40 a 60 años vaticina el riesgo para cáncer de próstata subsiguiente y de bajo grado en un cohorte de pacientes”.
“Una duda importante ha sido saber si la prueba del PSA es válida para vaticinar la necesidad de una biopsia y futuro desarrollo de un cáncer de bajo riesgo”, añade el Dr. Karnes.  “Nuestro estudio descubrió una vinculación clara entre dicha prueba y estos pasos siguientes de la atención continua del cáncer de próstata”.
Desde 1990, se han seguido de manera prospectiva los resultados de la próstata de más de 600 hombres de 40 a 79.  El estudio descubrió que los hombres que atravesaban la década de los 40 años con valores basales de PSA en o por encima de la mediana del PSA tenían mucha más posibilidad de someterse a una biopsia y recibir el diagnóstico de cáncer de próstata de bajo riesgo; además, se descubrió una tendencia similar en los hombres que se encontraban en la década de los 50 años.  No obstante, la mayoría de tumores (89 por ciento) descubiertos en ambos grupos de edad se clasificaron como “bajo riesgo”.
Los médicos utilizan comúnmente la prueba del antígeno prostático específico como medio para determinar el posible riesgo de un paciente de desarrollar cáncer de próstata.  La prueba mide la cantidad de PSA (proteína producida por las células de la glándula prostática) presente en la sangre del paciente.
El aumento en los niveles del PSA podría deberse a varios factores, entre ellos, agrandamiento prostático benigno o inflamación de las vías urinarias; por ello, también se realizan otros exámenes conjuntamente con la prueba del PSA.  Cuando el médico del paciente sospecha cáncer, por ejemplo, posiblemente solicite una biopsia de células de la próstata para confirmar el diagnóstico.
La existencia de la prueba del antígeno prostático específico no está libre de controversia: el último borrador sobre las recomendaciones del grupo de trabajo de los Servicios Preventivos de Estados Unidos plantea que la prueba podría no salvarle la vida a nadie.
Fuente original: Mayo clinic

El cáncer y los dispositivos intrauterinos

Un estudio reciente ayuda a desmentir la creencia de que los dispositivos intrauterinos, utilizados como método anticonceptivo, aumentan el riesgo de contraer cáncer cervical. De hecho, la evidencia demuestra lo contrario. Aquí  te contamos más detalles sobre este descubrimiento y qué otros hábitos puedes adoptar para disminuir el riesgo de desarrollar cáncer cervical.
El cáncer de cervical o del cuello del útero es uno de los que más afecta a las mujeres en todo el mundo, luego del cáncer de mama. Por eso es una de las principales preocupaciones en cuestiones de salud de la mujer.
Un estudio reciente publicado en Lancet Oncology, encontró que, a diferencia de lo que se creía, el uso de los tradicionales DIU o dispositivos intrauterinos que se colocan para evitar el embarazo, también puede disminuir las posibilidades de desarrollar el cáncer cervical.
Asimismo, el estudio analizó la relación entre el uso del DIU y el VPH (Virus del Papiloma Humano), que es el principal causante del cáncer de cuello del útero. Del mismo modo, si bien en estos casos no resultó ser efectivo para evitar el contagio del VPH, el DIU sí actuó como barrera para disminuir el desarrollo del cáncer.
Para llegar a estos resultados, el equipo de investigación, del Institut Català d’Oncologia en Cataluña, España, analizó 26 estudios previos que incluían datos de más de 20 mil mujeres de una docena de países, a quienes siguieron por más de 10 años. Así encontraron que las que usaron un DIU durante al menos un año disminuyeron su riesgo de desarrollar cáncer cervical a la mitad. Los investigadores piensan que esta disminución puede deberse a que el poner y quitar el DIU podría destruir algunas de las células precancerosas o que quizá podría estimular al sistema de defensa a producir una respuesta inmune que ayudara a evitar que el VPH progresara a cáncer.
Como su nombre lo indica, el cáncer cervical (también conocido como del cuello del útero o del cuello de la matriz), es el que se desarrolla en esta parte del cuerpo de la mujer, denominada cérvix, que se ubica en la parte superior de la vagina.
Prácticamente todos los cánceres cervicales son causados por una infección con ciertos tipos del virus del papiloma humano (VPH), que daña lentamente las células que cubren el cuello del cérvix. El VPH es una infección muy común entre las mujeres sexualmente activas, aunque sólo pocas mujeres que se infectan con este virus desarrollan el cáncer cervical.
Las fumadoras y las mujeres que están infectadas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) tienen más posibilidades de desarrollar anormalidades cervicales o en el cuello de la matriz si están infectadas con el VPH. Para evitar la transmisión y el desarrollo del cáncer cervical, desde hace unos años existe una vacuna contra el VPH que en algunos países se recomienda para todas las adolescentes.
En general, el cáncer del cuello del útero no produce síntomas hasta que está avanzado. Por eso es tan importante hacerse controles ginecológicos con regularidad. El/la especialista te indicará que te realices un estudio que se denomina Pap o Papanicolau, que entre otras cosas permite detectar de manera temprana el cáncer del cuello del útero o cáncer cervical (o cérvico-uterino).
Cuando se presentan síntomas, la mujer puede sentir:
  • Secreción o flujo vaginal sin color o teñido de sangre.
  • Manchado (por sangrado) después de tener relaciones sexuales o sangrados anormales.
  • En las etapas más avanzadas, puede causar dolor pélvico, pérdida del apetito y/o anemia.
Afortunadamente, hoy existen varias formas de evitar su desarrollo o disminuir las posibilidades de padecerlo. La principal es la vacuna contra el VPH, aunque esto sólo es útil en el caso de las adolescentes. Si ese no es tu caso, otras medidas pueden ayudarte a prevenir el cáncer cervical. Por ejemplo:
  • Limitar el número de parejas sexuales para reducir la posible exposición al VPH, VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.
  • Utilizar preservativos (condones) cuando tengas relaciones sexuales, para disminuir el riesgo de infección por VPH (a menos que tengas una sola pareja sexual que no está infectada).
Además de las mencionadas, otras acciones comunes para disminuir el riesgo de desarrollar cualquier tipo de cáncer incluyen: dejar de fumar si fumas (mejor aún, nunca empezar) y llevar una dieta sana acompañada de una rutina de ejercicios. Todos estos hábitos te permitirán vivir más y mejor.

prevenir cancer de prostata con aceite de pescado

Un estudio reciente sugiere que una dieta baja en grasa junto con suplementos de aceite de pescado podrían disminuir la progresión del cáncer de próstata.
El aceite de pescado contiene ácido docosahexaenoico (DHA, por sus siglas en inglés) y ácido eicosapentaenoico (EPA por sus siglas en inglés). Hay evidencia favorable de varios estudios que sugieren que la ingesta de las cantidades recomendadas de DHA y EPA — al comer pescado o al tomar suplementos de aceite de pescado — reduce los triglicéridos, el riesgo de muerte, los infartos de miocardio, los ritmos anormales del corazón peligrosos y los accidentes cerebrovasculares en personas con enfermedad cardiovascular conocida. También reduce la acumulación de placas ateroscleróticas (“endurecimiento de las arterias”), y disminuye levemente la presión arterial.
En un nuevo estudio, 55 pacientes que se someterían a una prostatectomía radical fueron asignados al azar, de cuatro a seis semanas antes de la cirugía, a una dieta baja en grasas con 5 gramos de aceite de pescado al día, o a una dieta de control. Los niveles del factor de crecimiento similar a la insulina en la sangre, una medida del riesgo de cáncer de próstata, fueron evaluados como la medición de resultado primaria.
Los investigadores no reportaron haber hallado diferencias entre los grupos en cuanto al riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, los autores encontraron que la dieta baja en grasas con cápsulas de aceite de pescado resultó en la disminución de la proliferación del cáncer de próstata. Se necesita más investigación antes de que se pueden establecer conclusiones.

Soya contra el cáncer de pulmón

Un estudio reciente sugiere que el consumo de soya podría estar relacionado con un riesgo reducido de cáncer de pulmón.
La soya (soja) contiene proteínas, isoflavonas y fibra. Se piensa que todos estos proporcionan beneficios para la salud. La soya es una excelente fuente de proteínas dietéticas, incluyendo todos los aminoácidos esenciales. Varios estudios en la población general han encontrado que un mayor consumo de soja (por ejemplo de tofu) se asocia con un menor riesgo de desarrollar varios tipos de cánceres, incluyendo el cáncer de mama, de la próstata y del colon.
Sin embargo, hay otras investigaciones que sugieren que la soja no tiene este efecto. Hasta que haya mejores investigaciones, no queda claro si la soya en la dieta o el consumo de suplementos de isoflavonas de soya aumentan o disminuyen el riesgo de estos cánceres.
En un nuevo estudio, los investigadores realizaron una búsqueda exhaustiva de la literatura para evaluar la posible asociación entre el consumo de soja y el cáncer de pulmón. Finalmente se incluyeron un total de 11 estudios.
Los investigadores encontraron que el consumo de soja se asoció significativamente con un riesgo reducido de cáncer de pulmón — en general, con un riesgo reducido del 23 por ciento. Al evaluar más a fondo, los investigadores descubrieron que el consumo de la soya se asoció significativamente con una reducción de riesgo del 21 por ciento en las mujeres, del 14 por ciento en las poblaciones asiáticas y del 38 por ciento en los no fumadores.
Los autores del estudio llegaron a la conclusión que el consumo de soya (soja) en la dieta podría reducir el riesgo de cáncer del pulmón. Sin embargo, se requieren datos de mayor calidad antes de establecer conclusiones definitivas
fuente: www.naturalstandard.com

Cáncer de hígado

Durante años, los médicos han sabido que aumenta la incidencia del mortal cáncer de hígado, pero la causa para dicha tendencia aún es un misterio. Dos estudios recientes de Mayo Clinic publicados en la edición de enero de “Mayo Clinic Proceedings” brindan un cuadro más claro sobre el aumento del carcinoma hepatocelular o cáncer de hígado, enfermedad que en las últimas tres décadas se ha triplicado en los Estados Unidos y cuya tasa de supervivencia a los cinco años es de 10 a 12 por ciento cuando se detecta en las etapas más avanzadas.
“Los estudios muestran que es importante identificar a las personas que tienen factores de riesgo en ciertas poblaciones para lograr encontrar la enfermedad en las etapas tempranas, cuando son tratables”, comenta el Dr. W. Ray Kim, especialista en Gastroenterología y Hepatología e investigador principal de uno de los estudios.
El grupo de la investigación del Dr. Kim analizó varias décadas de expedientes del Proyecto Epidemiológico de Rochester, una base de datos que contiene información sobre la atención médica brindada a los pacientes internados y ambulatorios de toda la población de un condado. El estudio descubrió que, en general, la incidencia del carcinoma hepatocelular en la población (6,9 por cada 100.000) supera al cálculo para el país basado en los datos del Instituto Nacional del Cáncer (5,1 por cada 100.000). El estudio también descubrió que el carcinoma hepatocelular, que hace dos décadas tendía a causar enfermedades de fibrosis hepática, como la cirrosis fruto del consumo de alcohol, ahora ocurre a consecuencia de la infección por hepatitis C.
“La fibrosis del hígado derivada de la hepatitis C puede demorar entre 20 y 30 años para convertirse en cáncer”, añade el Dr. Kim. “Por ello, ahora vemos pacientes de 50 o 60 años que contrajeron hepatitis C hace 30 años, sin nunca siquiera saber que estaban infectados”.
Once por ciento de los casos se vinculaban con obesidad, sobre todo en la enfermedad de hígado graso.

“Es un porcentaje pequeño de casos en general”, dice el Dr. Kim. “Sin embargo, ante la epidemia nacional de obesidad, consideramos que las tasas de cáncer de hígado podrían aumentar drásticamente en un futuro inmediato”.
Otro estudio analizó exclusivamente a la población somalí que aumenta en Estados Unidos, sobre todo en Minnesota donde en las últimas dos décadas se han asentado alrededor de 50 000 somalíes. Ese país de África oriental es conocido por su alta prevalencia de hepatitis B, que es un factor de riesgo para el carcinoma hepatocelular.
Los científicos que investigan la información del Sistema de Ciencias Vivas de Mayo Clinic confirmaron que la hepatitis B continúa siendo un factor de riesgo, pero se sorprendieron al encontrar en la población un porcentaje significativo de casos de cáncer de hígado atribuibles a la hepatitis C, sobre la que no se sabía que tenía una prevalencia importante.
“El estudio plantea que sería útil detectar la hepatitis C entre la población somalí para así vigilar estrechamente la presencia de cáncer de hígado entre quienes corren riesgo”, señala el autor principal e investigador de Mayo Clinic, Dr. Abdirashid Shire. “Eso mejorará enormemente el tratamiento y la supervivencia de los somalíes que padecen este tipo de cáncer”.
Los estudios fueron financiados por el Instituto Nacional de Salud y el Centro de Mayo Clinic para Actividades de las Ciencias Traslacionales.
Fuente original Mayo clinic

Tratamiento Issel contra el cancer

Resúmen del Tratamiento Issels

El Tratamiento Issels es un programa de tratamiento inmunoterapéutico con 50 años de experiencia en el tratamiento de cánceres avanzados.
Esta estrategia contra el cáncer integral, no-tóxica para todo tipo de cánceres, y en todas sus etapas, está diseñada para estimular el sistema regulatorio del cuerpo, reparar e inmunizar los mecanismos para reconocer y eliminar las células cancerosas. Siempre se adecua según las necesidades individuales e integra los protocolos de la vacuna contra el cáncer en caso de indicarse.

 Remisiones Completas a Largo Plazo Documentadas de Cánceres Avanzados **
                    Rabdomiosarcoma de la mandíbula lado derecho
                   Rhabdomyosarcoma of the left jaw - BEFORE       Rhabdomyosarcoma of the left jaw - AFTER
                 Antes del Tratamiento Issels            22 años después.
                                                                 32 años libre de cáncer.

                                      Tumor Maligno Mediastinal
                 Mediastinal Malignant Tumor - BEFORE       Mediastinal Malignant Tumor - AFTER
                Antes del Tratamiento Issels              1 año después.
                                                                 32 años libre de cáncer.
 
     
   

Antecedentes
El Tratamiento Issels ha sido reconocido internacionalmente por sus resultados en el tratamiento de miles de pacientes aquejados por cánceres avanzados y sin resultados con tratamientos convencionales. Se desarrolló por el médico Josef M. Issels, un pionero reconocido mundialmente por la medicina oncológica integrativa. Desde 1981 hasta su jubilación, en el año 1987, el doctor Issels sirvió como perito en la Comisión Gubernamental Federal Alemana de Lucha Contra el Cáncer.

Concepto
El Tratamiento Issels se basa en los siguientes conceptos:
* Los tumores malignos no se desarrollan en un cuerpo saludable con defensas intactas y funciones de reparación.
* El cáncer se presenta en un ambiente específico que propicia el crecimiento de tumores en el cuerpo.
* Este ambiente se desarrolla debido a múltiples causas y condiciones que varían de un individuo a otro.
* Estas causas permanecen crónicamente activas aun después de extirpar el tumor.
* El programa de Tratamiento Issels da la misma importancia a la extirpación del tumor por sí solo como a las causas y condiciones que conllevan a la tendencia del cuerpo para desarrollar tumores malignos.



Tratamiento Integral Issels
El Tratamiento Issels es una estrategia integrativa no-tóxica contra el cáncer de todo tipo y etapa, y siempre adaptado para necesidades individuales.
El programa del tratamiento consiste en:
  1. Componentes específicos de terapia, los cuales son dirigidos en contra del tumor maligno solamente, tales como: una cirugía, radiación, quimioterapia, terapia hormonal y vacunas contra el cáncer.
  2. Componentes no específicos de terapia, los cuales auxilian para eliminar factores causales, reparan daños de las etapas primarias, normalizan el ambiente interno y restablecen los mecanismos de regulación, reparación y defensa del cuerpo.
Las Vacunas Issels Contra el Cáncer

•  La fotoféresis extracorpórea en conjunto con la vacuna autóloga de células dendríticas, (aprobado por la FDA para el linfoma cutáneo de las células T de acuerdo a la investigación de Richard L. Edelson, Carole L. Berger y otros)
Por medio de la fotoféresis extracorpórea, patógenos y células anormales se destruyen mediante la exposición a la luz ultravioleta, la cual también posee un efecto acrecentador inmunológico. Durante este proceso, los monocitos se separan de la sangre, después, se cultivan hasta su madurez; convirtiéndolos en células dendríticas activas. Estas se inyectan al paciente en pequeñas dosis personalizadas durante varios meses.
•  Vacuna Bacteriana Mezclada de Coley
Esta vacuna activa el sistema inmune abriendo los bloques del tejido conectivo estimulando la formación de interferones, interleucinas, factor de estimulación de colonias, factor de necrosis tumoral y otros potentes mecanismos de defensa.
•   Vacuna Autóloga Issels’
Esta vacuna trabaja en una forma muy compleja para potencializar las funciones inmunes. Está preparada con la propia sangre del paciente, misma que representa su ambiente interno único. La preparación sigue procesos que favorecen el desarrollo de antígenos péptidos y de otros compuestos inmunogenéticos en la lucha contra el cáncer y otras enfermedades inmunológicas.
* * * * * * *
"La inmunoterapia podría ser uno de los únicos medios que permanecen para luchar contra el cáncer. Hemos avanzado hasta donde nos ha sido posible con la quimioterapia" . Respecto a los nuevos medicamentos que se están lanzando, él comentó: La quimioterapia es algo así como… un área muerta ", en referencia a las células dendríticas expresó el Dr. Levy de la Universidad de Standford: “Lo que me convenció fue que vimos los resultados”; “Un arma novedosa en la guerra contra el cáncer”, The Wall Street Journal, 23 de mayo. 2003:B1.
* * * * * * *

Terapia No-Específica
La Terapia No-Específica es esencial para optimizar la efectividad de las vacunas. Siempre es personalizada y está compuesta por componentes que han sido probados por muchos años para optimizar, la efectividad de las vacunas.
El tratamiento está diseñado para --
  • Remover los factores causales

  • Remover los factores causales

  • Restaurar los mecanismos inmunológicos y regulatorios
Ataca el cáncer, indirectamente, eliminando las precondiciones para su desarrollo y ayuda a prevenir la progresión y recurrencia de la enfermedad.
La estrategia de Issels incluye tratamientos convencionales en caso de indicarse. El programa de Tratamiento Integral Issels ha demostrado el incremento de su eficacia y reduce los efectos colaterales tóxicos de los tratamientos convencionales, tales como la radiación y la quimioterapia.
La Terapia No-Específica son sustancias naturales y modalidades sin o con pocos efectos colaterales para los pacientes. Uno a otro se fortalecen a través de la terapia especial del sistema desarrollado a través de los años. Estos incluyen, pero no son limitativos a:
  • Inmunoterapia nutricional Primordialmente de alimentos orgánicos (vegetales, jugos frescos de vegetales) proteínas según las necesidades propias, y siempre, conforme a sus necesidades; también se incluye:
  • Nutrición intravenosa y nutracéuticos, así como antioxidantes, minerales, elementos traza, sales de tejidos, aminoácidos, sustancias herbales como también vitaminas, por ejemplo la Vitamina C..
  • Coenzima Q-10 (Co-Q10) , es reconocida por su poder antioxidante. Ha demostrado un efecto antitumoral poderoso en un experimento de cáncer de mama en Copenhague en Dinamarca. El investigador principal, Karl Folkers, dio a conocer la regresión de tumores hepáticos y tumores pulmonares en un experimento llevado a cabo en la actualidad en Alemania.
    Investigaciones recientes hechos por la Universidad de Miami en la Facultad de Medicina Leonar M. Miller dan a conocer según el director de la investigación Niven R. Narain, que la coenzima Q10 restablece el potencial apoptósico (muerte celular programada) a células cancerosas sin dañar las células saludables..
    En el año de 2005, el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) en Washington analizó los reportes sobre CO-Q10 que se publicaron en la literatura de revisión de colegas científicos. El informe dio a conocer que la CO-Q10 ha demostrado extender el período de sobrevivencia en pacientes con cáncer de mama, cáncer prostático, cáncer pancreático, cáncer pulmonar, y cáncer colorectal.
  • Melatonina.
  • Autohemoterapia, es una preparación de la sangre del propio paciente que ayuda a estimular el sistema inmunológico.
  • Terapia enzimática Mejora la digestión, la eliminación de los complejos inmunes y el desdoblamiento de la capa de fibrina de las células cancerosas.
  • Terapias oxidativas, tales como
  • Fotoluminiscencia y Terapia de Ozono Mejoran la respiración cellular y la inmunidad.
  • Glandulares ayudan a regenerar los órganos tales como el hígado, la tiroides, el timo y otras glándulas.
  • Laetril , llamado también amigdalina o vitamina B17 es una sustancia natural que ha demostrado combatir al cáncer sin los efectos colaterales tóxicos de la quimioterapia.
  • Solución polarizante, es una mezcla de glucosa, potasio e insulina (GKI) administrada de modo intravenoso, ha demostrado que revierte el dañado causado al tejido (edema) en los alrededores del tejido normal que circunda los tumores, y desestabiliza el crecimiento maligno para hacerlos ácido. Este tratamiento se desarrolló por el médico Demetrio Sodi-Pallares.
  • Fitoterapia junto a productos de medicina herbaria se administra conforme las necesidades individuales.
  • Terapia de Urea/Creatina como parte de nuestro programa de tratamientos ha demostrado a través de varios años ser un método alternativo importante para la citorreducción tumoral en varios tipos de cáncer. E. Danopoulos publicó en renombrados diarios muchos reportajes provocativos de respuestas tumorales ante la urea sintética y creatina.
  • Terapia de reosificación utiliza sustancias tales como calcitonina, clodronato, pamidronato, ácido zoledrónico.
  • Terapia de Quelación.
  • Procedimientos de desintoxicación a través del mejoramiento de la función del hígado, colon, el pulmón y la piel ayudan al cuerpo en sus funciones para eliminar el desecho metabólico y las toxinas que dañan las funciones inmunológicas.
  • Hidroterapia de Colon.
  • Apoyo psicológico y Alivio de Estrés Emocional y Apoyo Espiritual en una sola sesión espiritual incrementa la efectividad de todos los demás componentes del tratamiento.

Tratamiento avanzado contra el cáncer

Tratamiento Issels


El Tratamiento Issels (Issels Treatment®) es un programa de Terapia Inmunológica Integral diseñado para estimular los mecanismos regulatorios, de reparación y el sistema inmunológico del cuerpo para reconocer y eliminar las células cancerígenas. Dicho tratamiento integra la más avanzada tecnología utilizando vacunas contra el cancer y terapias basadas en investigacion. Es mundialmente reconocido por sus resultados extraordinarios en cánceres avanzados.

Lo que nuestros pacientes dicen de nosotros:
Adriana San Juan

Adriana San Juan
, South America
» Cáncer de Mama con Metástasis a Pulmón


Beverly Lore

Jim Gibson [Lea la historia clínica de Jim aquí.]
» Cáncer Pulmonar de Células Pequeñas [video]

Bill Darlington

Bill Darlington [Lea la historia clínica de Bill aquí.]
» Cáncer de Próstata con Metástasis Óseas [video]

Laura Dunford

Laura Dunford [Lea la historia clínica de Laura aquí.]
» Cáncer Inflamatorio de Mama con Lesiones en
Hueso e Hígado
[video]


Por muchos años ha sido principio del tratamiento Issels estimular y reforzar el sistema inmunológico integrando vacunas contra el cancer a sus protocolos personalizados.
Este enfoque lo distingue decisivamente de una mera Administracion de Vacunas.

   * ACLARACIóN: La respuesta al tratamiento y su alcance varían de un paciente a otro, aunque tengan un diagnóstico similar, ya que el entorno interno del cuerpo es nico en cada individuo.
fuente: www.issels.com

Vacuna exitosa en ratones para cancer de mama




Los científicos de Mayo Clinic de Arizona y la Universidad de Georgia (UGA) desarrollaron una vacuna que disminuye drásticamente los tumores en ratones modelo que imitan en 90 por ciento a los casos humanos de cáncer de mama y páncreas, incluso aquellos que son resistentes a los tratamientos normales. La vacuna, descrita esta semana en la edición temprana de la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences”, revela una nueva y esperanzadora táctica para el tratamiento de los cánceres que comparten el mismo distintivo de reconocimiento de carbohidratos, entre ellos, el cáncer ovárico y el colorrectal.
Cuando las células se convierten en cancerosas, los azúcares de las proteínas de su superficie atraviesan por cambios peculiares que las distinguen de las demás células sanas.  Durante décadas, los científicos han intentado capacitar al sistema inmune para reconocer esas diferencias y destruir a las células cancerosas en vez de a las normales; pero debido a que esas células se originan dentro del cuerpo, el sistema inmune generalmente no las reconoce como extrañas y por lo tanto, no desencadena el ataque.
Los científicos utilizaron unos ratones singulares, desarrollados por la Dra. Sandra Gendler, Profesora “David F. y Margaret T. Grohne” de Terapéutica para Investigación sobre el Cáncer de Mayo Clinic en Arizona y coautora experta del estudio. Igual que en los humanos, los ratones desarrollaron tumores que expresaban de manera excesiva la proteína conocida como MUC1 en la superficie celular. El distintivo que adorna a esta proteína vinculada a los tumores y conocida como MUC1 es que tiene un conjunto menor de carbohidratos, hecho que la diferencia de las células sanas.
“Esta es la primera vez que se desarrolla una vacuna que capacita al sistema inmune para distinguir y eliminar a las células cancerosas en base a la estructura diferente del azúcar en proteínas como la MUC1”, comenta la Dra. Gendler. “Lo que más nos entusiasma es el hecho de que el Instituto Nacional del Cáncer recién reconoció a la MUC1 como una de las tres proteínas tumorales más importantes para el desarrollo de vacunas”.
“Esta vacuna suscita una respuesta inmune muy fuerte”, señala la otra coautora experta, Dra. Geert-Jan Boons, Profesora Franklin de Química e investigadora del Centro Oncológico de la Universidad de Georgia y de su Centro para Investigación sobre Carbohidratos Complejos en la ciudad de Atenas (estado de Georgia, Estados Unidos).
La Dra. Gendler menciona que la MUC1 se encuentra presente en más de 70 por ciento de los cánceres que matan. Muchos tipos de cáncer, como el de mama, de páncreas, de ovario y el mieloma múltiple expresan la MUC1 con carbohidratos más pequeños, en más de 90 por ciento de los casos.
Explica también que cuando el cáncer se desarrolla, la arquitectura de la célula cambia y la MUC1 se produce en altos niveles, promoviendo la formación del tumor. La vacuna dirigida contra la MUC1 conlleva un potencial tremendo para prevenir la recurrencia de la enfermedad y también como profilaxis para los pacientes que tienen alto riesgo para un cáncer en particular, añade la Dra. Gendler. Además, se puede usar la vacuna conjuntamente con la terapia normal (quimioterapia, por ejemplo) en los casos de cáncer que no pueden curarse con cirugía, como el cáncer de páncreas.
Para que el sistema inmune reconozca a la MUC1 en las células tumorales, se requiere una vacuna especial compuesta de tres partes: una parte se encarga de engañar al cuerpo para que crea que las células cancerosas son una infección bacteriana; otra parte estimula la respuesta de los anticuerpos; y la tercera parte estimula la respuesta de los linfocitos. Al omitir cualquiera de estos componentes, la vacuna no funciona igual de bien.
La Dra. Boons anota que la MUC1 también se expresa de manera excesiva en 90 por ciento del subconjunto de pacientes que no responde a la herceptina ni a la terapia hormonal, como el tamoxifeno o los inhibidores de la aromatasa. La Dra. Boons explica que estos tumores llamados triplemente negativos son sumamente agresivos y difíciles de tratar, por lo que se necesita con urgencia una nueva alternativa de tratamiento.
“Solamente en Estados Unidos, cada año se diagnostica a 35.000 pacientes con tumores triplemente negativos; de manera que este podría ser el tratamiento para un gran grupo de enfermos que actualmente no cuenta con nada más, aparte de la quimioterapia”, expresa la doctora Boons.
La Dra. Gendler y sus colegas actualmente prueban la eficacia de la vacuna en cultivos de células cancerosas humanas y planifican evaluar la toxicidad. Si todo sale bien, los ensayos clínicos de fase I para analizar la seguridad de la vacuna podrían empezar hacia fines del año 2013.
Otras primeras coautoras del trabajo son la Dra. Vani Lakshminarayanan de Mayo Clinic de Arizona y la Dra. Pamela Thompson de la Universidad de Georgia. Entre los demás autores del trabajo están las doctoras Margreet Wolfert y Therese Buskas de la Universidad de Georgia, así como Judy Bradley, Latha Pathangey, Cathy Madsen y el Dr. Peter Cohen de Mayo Clinic de Arizona.
La investigación fue financiada por el Instituto Nacional del Cáncer y los subsidios de Mayo Clinic para los Programas Especializados de Excelencia en Investigación (SPORE) sobre mama y páncreas.
Imágen © iStockphoto.com / Jon Schulte

Tratamiento cancer de huesos


Como en todos los procesos cancerosos, el tratamiento del cáncer de huesos es totalmente individualizado y exige la colaboración estrecha de traumatólogos y oncólogos.
Tratamiento del osteosarcoma

  • Osteosarcoma localizado. El tratamiento podria consistir en alguno de los siguientes:
1. Cirugia para extirpar el cáncer seguida por quimioterapia adyuvante.
(Generalmente es necesaria la amputación de brazo o pierna).
2. Quimioterapia seguida de cirugia seguida de quimioterapia adyuvante.
  • Osteosarcoma diseminado. El tratamiento podria consistir en alguno de los siguientes:
1. Cirugia para extirpar el cáncer seguida por quimioterapia adyuvante.
2. Quimioterapia seguida de cirugia seguida de quimioterapia adyuvante.
La cirugia puede incluír la extirpación del cáncer diseminado a los pulmones. Algunas veces se necesita más de una operación para quitar todo el cáncer.
  • Osteosarcoma recurrente (Recidiva). El tratamiento dependerá de dónde recurrió el cáncer, qué clase de tratamiento se administró anteriormente y algunos otros factores. Un ensayo clinico con quimioterapia de combinación podria ser una opción de tratamiento razonable.
 
Tratamiento del sarcoma de Ewing /Tumor neuroectodérmico primitivo
  • Sarcoma de Ewing localizado. El tratamiento dependerá de dónde se encuentra situado el cáncer en el cuerpo. Si el cáncer está en el codo, las rodillas, la mandíbula, cráneo, cara, hombro, esternón o vértebras, el tratamiento podría consistir en alguno de los siguientes:
1. Quimioterapia de combinación.
2. Cirugia y quimioterapia de combinación.
3. Radioterapia y quimioterapia de combinación.
4. Un ensayo clinico de quimioterapia y nuevas formas de administrar radioterapia.
5. Un ensayo clinico de quimioterapia seguida por cirugia, con o sin radioterapia.
También se están evaluando nuevas dosis y combinaciones de quimioterapia en ensayos clinicos.
  • Sarcoma de Ewing diseminado. El tratamiento podría consistir en alguno de los siguientes:
1. Quimioterapia de combinación.
2. Radioterapia más quimioterapia de combinación.
3. Quimioterapia de combinación más cirugia para extirpar el cáncer que se ha diseminado a los pulmones.
Se están evaluando en ensayos clínicos nuevas dosis y combinaciones de quimioterapia con o sin tratamiento de radiación.
  • Sarcoma de Ewing recurrente (Recidiva). El tratamiento dependerá de dónde recurrió el cáncer, qué clase de tratamiento se administró anteriormente y otros factores individuales del paciente. Se podria administrar radioterapia para reducir los sintomas. Siempre se están evaluando nuevos tratamientos en ensayos clinicos.
  • fuente: www.tuotromedico.com

Sintomas del cancer de huesos

sintomas del cancer oseo

Son tres los signos y síntomas que acompañan al tumor óseo y que constituyen la principal causa de la consulta:
  • Dolor.
  • Aumento de volumen.
  • Impotencia funcional.
Todos ellos son absolutamente inespecíficos, y bien pueden corresponder a muchas otras lesiones óseas o articulares que también se manifiestan por dolor, aumento de volumen o impotencia funcional. Esto obliga a ser muy cautelosos en su interpretación y, junto con considerar varias posibilidades diagnósticas, el clínico debe contemplar como posible también la existencia de un tumor óseo.
Ignorar esto ha hecho que el dolor, el aumento de volumen o la impotencia funcional, hayan sido atribuidos muy ligeramente a otras causales sin haber, siquiera, pensando en un tumor óseo, realmente presente.
El Registro puede contar por decenas los casos de tumores óseos benignos o malignos en los que los signos y síntomas que les eran propios, fueron atribuidos a causas diversas.
De esta experiencia se desprende una «segunda ley de oro» «En todo enfermo que presente dolor, aumento de volumen o impotencia funcional, referidos al sistema esquelético y que perdure sin una causa legítima, debe considerarse la posibilidad de un tumor óseo». El clínico debe sentirse obligado a exigir un buen estudio radiográfico del segmento óseo comprometido.
El desconocimiento de esta ley clínica, ha sido la causa de la mayoría de los errores de diagnóstico en la casuística del Registro de Tumores Oseos.

Dolor

Los distintos caracteres con los cuales puede presentarse el dolor, extensión, duración, intensidad, tienen un valor muy relativo como para deducir de él la naturaleza de la lesión que lo provoca.
En general el dolor está referido al sitio de la lesión tumoral; en las localizaciones vecinas a una articulación, en general el dolor es articular y ello es propio de tumores epifisiarios (tumor de células gigantes por ejemplo) o yuxta-articulares, metafisiarios, como ocurre en el sarcoma osteogénico. Ubicaciones en columna vertebral (mielomas, metástasis, hemangiomas), generan dolor vertebral con muy frecuentes irradiaciones neurológicas.
Son propios de tumores benignos (osteocondromas, condromas), los dolores discretos, persistentes, tolerables y que no alteran la capacidad funcional; por el contrario, dolores intensos, rápidamente progresivos, invalidantes, sin relación con la actividad, son propios de un tumor agresivo (tumor de células gigantes) o francamente maligno (osteosarcoma, sarcoma de Ewing).
Cuando los síntomas y signos, especialmente el dolor, se intensifican brusca y violentamente, hay que sospechar que el tumor es agresivo (T. de células gigantes, por ejemplo) o es maligno; que ha destruido la cortical del hueso y compromete el periósteo, que ha habido una hemorragia intratumoral o ha sufrido un traumatismo.
El hecho clínico, así manifestado es, en principio, de mal pronóstico.

Aumento de volumen

Caracteriza en forma muy evidente el tipo biológico de la lesión.
Tumores benignos (osteocondromas, condromas), evolucionan sin dolor y con un crecimiento muy lento durante años enteros. Ello explica que pasen inadvertidos o no haya, para el enfermo, motivo de inquietud que lo haga consultar.
No ocurre lo mismo con tumores de rápido crecimiento. En ello hay que sospechar una lesión agresiva (no necesariamente maligna como es el caso del tumor de células gigantes por ejemplo) o de un sarcoma: sarcoma osteogénico, sarcoma de Ewing, histiocitoma fibroso maligno, que evolucionan rápidamente en cuanto a dolor y crecimiento.
La incapacidad física por dolor, la existencia de signos inflamatorios, en general, permiten una interpretación parecida. Claudicación, limitación funcional y zona afectada con signos inflamatorios positivos, generalmente, son indicios claros de un proceso agresivo (tumores de células gigantes) o de un sarcoma óseo (sarcoma de Ewing).

Cancer de hueso

El cáncer óseo o cáncer en los huesos, es una enfermedad poco común que puede afectar a cualquier edad y a menudo lo hace en la infancia y adolescencia.
Es uno de los tipos de cáncer más dolorosos y difíciles de controlar y se inicia con el crecimiento de células cancerosas en los tejidos de los huesos que pueden tener su origen en el mismo hueso o llegar desde otros órganos del cuerpo, lo que se conoce como metástasis.
Cuando el cáncer inicia en los tejidos de los huesos, se le conoce como cáncer de huesos primario y cuando las células cancerosas se originan en otro órgano se le conoce como cáncer de huesos secundario o metastático.
Entre los tipos de cáncer de huesos primario, los más comunes son: el osteosarcoma y el sarcoma de Ewing, que afectan principalmente a niños y adolescentes.
El osteosarcoma es una enfermedad en la que se encuentran células cancerosas (malignas) en el hueso. En niños ocurre más frecuentemente en los huesos de la rodilla y por lo general si no se controla a tiempo pude diseminarse hacia los pulmones o a otros huesos.
El sarcoma de Ewing, es otro tipo de cáncer de hueso, mucho más raro, las células cancerosas son totalmente distintas a las del osteosarcoma. El sarcoma de Ewing, afecta principalmente a adolescentes y las áreas más comunes en que ocurre son la pelvis, la pierna (fémur), el brazo (húmero) y las costillas.
El sarcoma de Ewing se disemina más a menudo a los pulmones, a otros huesos y a la médula osea (el tejido esponjoso dentro de los huesos largos del cuerpo que produce los glóbulos rojos y blancos de la sangre). También puede diseminarse a los ganglios linfáticos que se encuentran a lo largo de todo el cuerpo y que producen y almacenan células del sistema de defensa o al sistema nervioso central, al cerebro y médula espinal.
El cáncer de huesos secundario, con frecuencia se origina en otros partes del cuerpo y se diseminan a los huesos. El cáncer de mama, pulmones, tiroides, próstata, estómago, colon y recto y riñones, son los que tienen más probabilidad de propagarse hacia los huesos.
Otros tipos de cáncer de hueso son:
- Sarcoma parostótico. Que afecta a los adultos y se caracteriza por su lento desarrollo.
- Condrosarcoma.Se presenta en adultos y afecta principalmente a los huesos blandos o cartílagos de las rodillas, tronco, hombros o parte superior de muslos.
- Los Tumores de células gigantes. Afectan las rodillas tanto de hombres como de mujeres.
-Adamantinoma.Tipo de cáncer que afecta los huesos largos, por lo general las tibias en las piernas.
- El Cordoma. Que afecta las vértebras de la parte baja de la espalda y puede llegar a afectar también los huesos del cráneo y la visión.

¿El cancer es hereditario?

El Centro de Investigación del Cáncer junto a la Fundación de la Universidad de Salamanca han elaborado un manual titulado ‘Consejo Genético: Guía para prevenir el cáncer hereditario’, con el que pretenden de una vez por todas, despejar las dudas que los ciudadanos tenemos respecto a la herencia del cáncer.

La investigación para realizar este manual ha corrido a cargo del Catedrático de la Universidad de Salamanca,
Rogelio González Sarmiento, quien ha desvelado algunas de las incógnitas que siempre han sobrevolado sobre esta idea.

De esta manera,
González Sarmiento ha desvelado que el cáncer en sí mismo no se hereda, sino que son los genes los que en un momento determinado, pueden mutar e inducir a otros a producir un cáncer. Aún así, Sarmiento defiende que las personas con herencia cancerígena no tienen más posibilidades de padecer la enfermedad, que alguien que lleva una vida sedentaria y fume tabaco, por ejemplo. De hecho, tan sólo el cinco por ciento de los más de doscientos tipos de cánceres que se conocen tienen un factor hereditario condicionante.

Según Sarmiento,
cánceres como el de mama, el de piel, el de próstata o el de colón, afectan con mayor riesgo sobre las personas con genes heredados de la enfermedad. Por eso, es bastante importante realizarse un estudio genético si estamos dentro del factor de riesgo y así poder evitar que alguno de estos cánceres llegue a producirse en nuestro cuerpo.

Las personas que padecen estos genes
no tienen asegurado el desarrollo del cáncer. De hecho, son muchos los factores que además influyen en su desarrollo. Fumar tabaco, llevar una vida sedentaria, la radiación solar, una dieta poco equilibrada y no hacer ejercicio físico son algunas de las causas que pueden hacer mutar los genes de las personas. De hecho, hay muchos portadores que nunca han desarrollado la enfermedad, mientras lleven una visa saludable.

Según González Sarmiento, tan sólo el diez por ciento de las personas que padecen estos genes, acaban por sufrir la enfermedad, aunque más vale prevenir que curar. 
A  todas las personas con padres o abuelos que han sufrido algún tipo de cáncer se les recomienda llevar una vida sana. Incluso hacerte un análisis de sangre para que puedan analizar tu ADN ayudaría mucho para prevenir un futuro disgusto. Ya se sabe que la mejor forma de combatir esta terrible enfermedad, es hacerlo a tiempo y pronto. 
fuente: www.hola.com

Celulares podrian producir cancer

 El uso del teléfono móvil puede provocar a largo plazo el desarrollo de varios tipos de cáncer, según los resultados preliminares del estudio Interphone, realizado por el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer.
El informe, publicado por el diario "Le Soir", es el mayor estudio de este tipo realizado hasta la fecha, y reúne los datos de 13 países (Alemania, Australia, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Israel, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia y el Reino Unido).
El estudio
Para llevarlo a cabo se utilizó un protocolo común que analizó cuatro tipos de cáncer: gliomas, meningiomas, neurinomas y tumores en las parótidas (glándulas salivares situadas a ambos lados de la cara).
Sobre los gliomas, un tipo de cáncer de cerebro, el informe revela un aumento del riesgo de padecerlo por el uso de móviles durante un periodo de diez años o más.
Los estudios realizados demuestran que el riesgo de desarrollar un glioma entre los usuarios que llevan más de una década utilizando el móvil es un 60% superior al del resto de población en los países escandinavos, mientras que en Francia el porcentaje alcanza el 100% y en Alemania lo supera (120%).
Por otra parte, aunque los resultados indican que hablar por móvil no parece incidir en el desarrollo de meningiomas, si evidencian que un uso intensivo de esos aparatos puede conducir al aumento de los casos neurinomas, añade el informe.
Conclusiones relativas
Por último, aunque los resultados globales no parecen revelar un aumento del riesgo en el caso de los tumores en las parótidas, el estudio israelí, llevado a cabo entre individuos que usaban el móvil de manera intensiva, "hace pensar que si existe una relación".
La coordinadora del estudio, Elisabeth Cardis, ha precisado a "Le Soir" que los resultados del informe "no tienen el valor de una publicación definitiva", texto que se dará a conocer en 2009.
Según esta experta, es prematuro plantearse la revisión de normas, pero sí conviene "reaccionar con prudencia y recomendar a los niños que utilicen el móvil de forma razonable y dando prioridad a los teléfonos fijos".

Algunos estudios importantes no muestran un vínculo entre los teléfonos celulares y el cáncer hasta este momento. Sin embargo, dado que la información disponible se basa en estudios a corto plazo, el impacto de muchos años de exposición no se conoce.
La cantidad de tiempo que la gente usa los celulares ha aumentado y será algo a tener en cuenta durante los estudios actuales y futuros. En los estudios, se seguirá investigando si hay o no una relación entre los tumores de crecimiento lento en el cerebro o en alguna otra parte con el uso prolongado de teléfonos celulares.
Los teléfonos celulares utilizan niveles bajos de energía de radiofrecuencia (RF) y no se ha encontrado que las exposiciones a dichos niveles bajos causen problemas de salud.
La Administración Drogas y Alimentos (FDA) y la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de los Estados Unidos han desarrollado pautas que limitan la cantidad de energía de radiofrecuencia que se permite que emitan los teléfonos celulares.
La exposición a radiofrecuencias a raíz de los teléfonos celulares se mide mediante la Tasa de Absorción Específica (SAR, por sus siglas en inglés). Esta tasa mide la cantidad de energía que absorbe el organismo. La SAR permitida en los Estados Unidos es de 1.6 vatios por kilogramo (1.6 w/kg).
De acuerdo con la FCC, esta cantidad es mucho menor que el nivel que ha demostrado provocar cambios en animales de laboratorio. Se exige a todos los fabricantes de teléfonos celulares presentar un informe a la FCC sobre la exposición a RF de cada uno de sus modelos de teléfono celular.
Por lo general, los estudios sobre teléfonos celulares han involucrado a adultos de 18 años o mayores. La mayoría de los niños no usaban teléfonos celulares hasta mediados de los años 1990, lo cual deja sin aclarar los efectos del uso de teléfonos celulares en esta población.
Otros gobiernos nacionales han recomendado que no se promueva el uso de teléfonos celulares entre los niños. En diciembre de 2000, el gobierno británico distribuyó folletos en los que se recomendaba minimizar el tiempo de uso de teléfonos celulares por parte de los niños, aunque no existía una evidencia científica que confirmara o negara el riesgo para la salud.
Como reducir los riesgos de tener cáncer por el uso del celular
Aunque se cree que los problemas de salud relacionados con el uso prolongado son poco probables, usted puede tomar algunas medidas para limitar los riesgos potenciales:
  • Realice las conversaciones telefónicas prolongadas por un teléfono convencional (línea terrestre) en lugar del teléfono celular
  • Cambie a un teléfono celular que tenga su antena fuera del vehículo.
  • Use un juego de audífonos y coloque el teléfono lejos del cuerpo.
  • Averigüe qué tanta cantidad de energía SAR emite su teléfono celular

La radiación causa cáncer

¿Causa cáncer la radiación ionizante?

Se ha demostrado que la radiación ionizante es un carcinógeno humano (agente que causa cáncer). La prueba de que la radiación causa cáncer proviene de estudios con sobrevivientes de bombas atómicas en Japón, personas expuestas durante el accidente nuclear de Chernóbil, personas tratadas con altas dosis de radiación por cáncer y otras enfermedades y personas expuestas a altos niveles de radiación en el trabajo, tales como los mineros de uranio.
La mayoría de los estudios sobre radiación y riesgos de cáncer han tomado en cuenta a personas expuestas a dosis de radiación muy altas en los entornos anteriormente mencionados. Es difícil medir el incremento mínimo de riesgo de cáncer que podría surgir de niveles de exposición a la radiación mucho más bajos. La mayoría de los estudios no han podido detectar un mayor riesgo de cáncer en personas expuestas a bajos niveles de radiación. Por ejemplo, las personas que viven a gran altura, que están expuestas a mayor radiación de fondo natural de rayos cósmicos que las personas que viven a nivel del mar, no tienen tasas notablemente más altas de cáncer .
Aun así, la mayoría de los científicos y agencias reguladoras acuerdan que hasta pequeñas dosis de radiación ionizante pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer, aunque sea en una muy pequeña proporción. En general, el riesgo de padecer cáncer por exposición a la radiación aumenta según aumenta la dosis de la misma. Del mismo modo, cuanto más baja es la exposición, menor es el incremento en el riesgo. Sin embargo no existe un umbral debajo del cual se considere que la radiación ionizante es completamente segura.
Aunque la exposición a la radiación afecta la incidencia de varios tipos de cáncer, no se afecta su agresividad (tendencia a crecer y propagarse).
Origen de las radiaciones no ionizantes
Los campos electromagnéticos son fenómenos naturales; las galaxias, el sol, las estrellas emiten radiación de baja densidad, y en la atmósfera existen cargas eléctricas que generan campos magnéticos a los que estamos sometidos permanentemente, y que se hacen mucho más intensos, por ejemplo, durante las tormentas eléctricas.

Efectos biológicos
La radiación de alta frecuencia y las microondas provocan vibraciones moleculares, produciendo calor --de ahí su empleo doméstico e industrial--, con lo que pueden producir quemaduras a partir de una determinada cantidad de radiación absorbida.
La radiación de frecuencias extremadamente bajas se consideraba inocua. Está demostrado, sin embargo, que puede producir cambios eléctricos en la membrana de todas las células del cuerpo, alterando los flujos celulares de algunos iones, sobre todo el calcio, lo que podría tener efectos biológicos importantes. Así, se han publicado múltiples estudios en las últimas dos décadas, citando una posible relación de los campos electromagnéticos de baja energía con el origen de determinados cánceres, sobre todo leucemias. También se han intentado relacionar con alteraciones del aparato reproductor, neurológico y cardiovascular, y con malformaciones fetales.
radiaciones electromagnéticas y cáncer
Aunque es indudable que ejercen efectos biológicos, el papel de las radiaciones no ionizantes como agentes cancerígenos es polémico. Se piensa que, en todo caso, actuarían como promotores tumorales, con escaso o nulo poder inicial para convertir genes normales en oncogenes. En muchos trabajos se ha determinado un mayor riesgo relativo de leucemias, tumores cerebrales y otros cánceres en sujetos que residen en las proximidades de las líneas de alta tensión y entre distintas poblaciones expuestas profesionalmente. La sospecha de asociación más firme se ha establecido con las leucemias infantiles.

Sin embargo, los estudios son contradictorios, sobre todo por la dificultad de medir la exposición a la radiación no ionizante y los métodos epidemiológico-estadísticos usados. Así, existen múltiples trabajos en sentido contrario. Desde el punto de vista de la salud pública, se piensa que hay que considerar estos hallazgos como serias advertencias sobre los potenciales efectos adversos de la radiación no ionizante; si bien, ante la falta de evidencia definitiva, la única recomendación podría ser la de "evitación prudente".

Genoma del pollo y estudio de el cancer

Según un artículo publicado hoy por la revista Nature, miembros del Grupo de Investigación en Informática Biomédica de Barcelona han participado en un gran proyecto que ha logrado descifrar el genoma del pollo, el primero que se secuencia de un ave. Esto supone un gran avance científico en el estudio de los virus y el cáncer, de la evolución de los vertebrados y también tendrá gran repercusión para la industria agroalimentaria.

El grupo de investigación científica está integrado por científicos del Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIM) de Barcelona, de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y del Centro de Regulación Genómica (CRG). Es el único grupo español de investigadores que ha participado en este proyecto científico.

Este es el primer genoma de ave secuenciado y su posición estratégica en el árbol evolutivo, entre mamíferos y peces, lo convierte en una fuente de información única para el estudio de los vertebrados. Dado que las aves pertenecen al grupo de los arcosauromorfos, que incluye también a los cocodrilos y a los dinosaurios, ésta es la secuencia genómica analizada que más nos acerca a los dinosaurios.

Según la nota de prensa publicado ayer por el IMIM, la UPF y el CRG, la secuenciación, análisis y descifrado del genoma del pollo la ha realizado el Consorcio Internacional de Secuenciación del Genoma del Pollo, formado por unos 50 centros y laboratorios de investigación de todo el mundo. Según los resultados del estudio publicado en Nature, el 60% de los genes del pollo corresponden a genes humanos similares. Se estima que en la evolución, el genoma del ave y del ser humano comenzaron a diferenciarse hace 310 millones de años.

Este último hallazgo científico podrá jugar un papel importante en el estudio de los virus y el cáncer, ya que el primer virus oncogénico fue identificado en gallina. Por otra parte, el estudio comparativo de los genomas de diferentes especies abre una línea de investigación que puede llevar a descubrir aspectos nuevos de la biología humana y la medicina.
fuente: www.euroresidentes.com

Causas y síntomas de el cáncer de lengua

¿Cuál es la causa de un cáncer de lengua?Hay dos causas fundamentales en la aparición de un carinoma epidermoide de lengua:

  • El tabaco: el 95% de los pacientes que desarrollan un cáncer de lengua son consumidores de tabaco.
  • La irritación mecánica crónica.
El tabaco es el factor de riesgo más importante en la aparición de un cáncer de lengua. El riesgo de aparición de dicho cáncer va en progresión con la intensidad del consumo de tabaco. El alcohol es un factor favorecedor de la aparición de dicho cáncer pues fomenta la acción cancerígena del tabaco. Por tanto, la unión de tabaco y alcohol aumenta 15 veces el riesgo de sufrir un cáncer de lengua.
Una mala higiene buco-dental y prótesis o dientes en mal estado que rozan constantemente en la lengua pueden originar una úlcera que no cura y que se constituye, en muchos casos, en la lesión previa a la aparición de un cáncer de lengua.
Existen otros factores que favorecen la aparición del cáncer de lengua como las infecciones por virus, hongos y lesiones de origen autoinmune (liquen plano).
En el carcinoma adenoide quístico no existe una clara asociación entre un factor causal y la aparición de este tipo de cáncer.
¿Cuáles son los síntomas de un cáncer de lengua?Cualquier úlcera o herida de la lengua, que no duele, pero que no cura en 15 días, en un paciente varón, fumador y bebedor, con una higiene dental deficiente o alguna pieza en mal estado o prótesis que roza, debe ser motivo de consulta con el médico y subsiguiente valoración por el especialista. Cuanto antes consulte el paciente, mayores posibilidades de curación.
Pueden aparecer otros síntomas como: dolor local, dolor de oído, dolor en la mandíbula y bulto en el cuello. La aparición de estos síntomas suele estar asociada a lesiones grandes y, por tanto, de peor pronóstico.
¿Cómo se diagnostica el cáncer de lengua?El médico general debe ver la lesión y palparla. Cualquier lesión de lengua dura a la palpación y que no cura en 15 días debe ser remitida al especialista. El carcinoma adenoide quístico puede crecer como un bulto de características benignas.
Cualquier lesión en la lengua que tenga las características antes mencionadas o produzca dichos síntomas es susceptible de ser sometido a biopsia.
La biopsia consiste en la toma de un trozo del tejido lesionado con anestesia local con el fin de analizarlo al microscopio y determinar si estamos ante un cáncer de lengua y, si se confirma, de que tipo de cáncer se trata.

¿Cuál es el tratamiento de un cáncer de lengua? Los tumores pequeños (de menos de 4 cm) pueden ser tratados bien con cirugía o bien con radioterapia, con el mismo resultado.
El buen pronóstico de estos enfermos no obvia el seguimiento a que deben ser sometidos por el alto riesgo de metástasis en el cuello e incluso en otros órganos del cuerpo. Este axioma se aplica fundamentalmente al carcinoma adenoide quístico.
Los tumores grandes (más de 4 cm) deben ser tratados con cirugía y radioterapia postoperatoria. El tratamiento quirúrgico que se dispensa a estos pacientes es muy agresivo y mutilante, por lo que debe fundamentarse en un buen apoyo psicológico al enfermo, explicar claramente al paciente la intervención que va a sufrir y, por parte del cirujano, tener un buen entrenamiento quirúrgico para la reconstrucción estética de los pacientes.
Algunos autores utilizan la radioterapia y la quimioterapia antes de la cirugía con el fin de disminuir el tamaño del tumor y realizar una intervención menos agresiva. Este tratamiento es discutido por algunos autores. La opinión personal del autor es contraria a este procedimiento. La razón estriba en que nunca la reducción del tamaño puede variar los límites de la operación. Si fuera así, dejaríamos algo de tumor residual, lo cual es de pronóstico infausto para el paciente.
¿Cuál es el resultado del tratamiento del cáncer de lengua?El dato de peor pronóstico previo al tratamiento es la presencia de metástasis en el cuello.
No sabemos porqué, pero los pacientes menores de 45 años tienen peor pronóstico que los pacientes de mayor edad.
La causa más frecuente de muerte en los pacientes con cáncer de lengua es la reaparición del tumor en la lengua o la aparición de metástasis en el cuello. Al 57% de los pacientes tratados con éxito les puede suceder esto.
En tumores pequeños, el control local de la enfermedad se produce en el 80% de los pacientes. Entre el 50 y 70% de los enfermos tratados sobreviven a los cinco años del tratamiento.
En tumores grandes, el control local de la enfermedad se produce en el 50% de los pacientes. Entre el 20 y el 40% de los pacientes sobreviven a los cinco años del tratamiento.
¿Cuáles son los últimos avances en el cáncer de lengua?
Actualmente las investigaciones intentan desentrañar el mecanismo genético que origina el cáncer de lengua. Sabemos que la alteración del oncogén supresor que codifica para la proteína p53 está muy relacionado con la aparición de muchos de los carcinomas epidermoides de cabeza y cuello. Además están involucrados otros genes como el erb-b1 y el c-myc.
Cada vez hay más evidencia que las infecciones virales pueden tener un papel en el origen de un cáncer de lengua. El virus más frecuentemente encontrado en estos tumores es el virus del papiloma humano (HPV-16).
Futuras investigaciones desvelarán la causa y el mecanismo de origen del cáncer de lengua y esto nos permitirá aplicar tratamientos más eficaces y menos agresivos.

Cáncer de lengua

El cáncer de lengua es tal vez el tumor maligno que más altera la calidad de vida del paciente. Por ser la lengua un órgano muy inervado, cuando el tumor crece produce dolores muy intensos, al punto de no poder tragar ni la propia saliva, la que se escurre por las comisuras. Además de no poder alimentarse, el dolor hace insoportable la deglución, lo mismo que el habla. Posteriormente se presentan infecciones, debido al medio séptico de la boca, lo cual, además de la gran dificultad que hay para hacer una adecuada higiene oral, conllevan un mal olor insoportable, no sólo para el mismo paciente, sino para las personas a su alrededor.  

El sitio en que con mayor frecuencia se presenta el cáncer de lengua es en los dos tercios anteriores, seguido por el borde lateral del tercio medio. Los siguientes en frecuencia son los de la base y por último los situados por debajo de la punta de la lengua. 
Los signos y síntomas más importantes pueden ser:  
1. Dolor
2. Infiltración indurada.
3. Tumor vegetante.
4. Odinofagia.
5. Odinodisfagia.
6. Otalgia.  
Los carcinomas de los dos tercios anteriores de la lengua son, casi siempre, de tipo escamocelular bien diferenciados.  
Son menos frecuentes los mal diferenciados de células transicionales, pero cuando se presentan son de peor pronóstico y desarrollan metástasis más rápidamente.  
La diseminación linfática se realiza principalmente a los ganglios digastricos y submaxilares, aunque pueden saltar estaciones ganglionares dando metástasis en el tercio medio yugular. Entre el 25% y 35% de los pacientes se presentan a la consulta con ganglios clínicamente positivos y 5% son bilaterales.  
La estadificación generalmente es reconocida como un factor fundamental en el pronóstico de los pacientes. En el caso de los carcinomas de lengua esto es realmente importante ya que los T4 tienen un pronóstico pésimo y el tratamiento es, casi siempre, muy mutilante llegándose con frecuencia a glosectomía total con el consiguiente deterioro de la calidad de vida para el paciente. 
Los carcinomas del piso de la boca son, como regla general, menos diferenciados que los de la lengua. Son, prácticamente todos, escamocelulares y queratinizados. 
Clínicamente, se presentan inicialmente como una pequeña úlcera limpia, de base áspera, de bordes elevados, infiltrados y duros. En un principio se aprecia pequeña invasión subyacente y posteriormente la induración se hace profunda, dentro de la lengua o el piso de la boca.  
Otro tipo clínico es el papilomatoso o proliferativo. Es histológicamente menos diferenciado. Se presenta generalmente en la punta de la lengua y muy ocasionalmente, en el piso de la boca . Tiene marcada hiperqueratinización, invade tardíamente los músculos y los linfáticos; el pronóstico es mejor que en los tipos anteriores.  
El tipo infiltrante presenta histológicamente menos diferenciación, crece más rápidamente, produce invasión linfática y por lo tanto metástasis cervicales más tempranas. El carcinoma no ulcerado es el menos frecuente; casi siempre se presenta en la base de la lengua o en los bordes laterales. Es el que más precozmente presenta dolor, por su origen en los planos profundos y sólo tardíamente se ulcera.
 

Alimentos para prevenir el cancer


En realidad una alimentación balanceada es clave para prevenir todas las enfermedades. Hace unos días encontré un artículo que hacía mención a cuatro alimentos (peruanos) que deben ser considerados en la dieta contra el cáncer: la papa, camu camu, maca y la quinua.

Esto lo decía un oncólogo francés que ha realizado un estudio sobre los alimentos más sanos para quien padecen esta enfermedad y están recibiendo algún tratamiento (quimioterapia o radioterapia).

El médico hace mención a que es recomendable consumir polvo de maca para los pacientes con cáncer que sufren de depresión y falta de energía. El Camu Camu (fruta original de la selva peruana) tiene una alta concentración de vitamina C que es hasta 30 veces mayor a la de una naranja. La quinua (que es un cereal) es rica en magnesio, hierro y fibra. Finalmente, la papa es un carbohidrato que debe ser básico en nuestra dieta.

Camu Camu


Es importante destacar que si bien estos alimentos (u otros insumos naturales que decidamos consumir) tiene altas dosis de vitaminas y minerales, y son recomendados por los especialistas, debemos saber si son aceptados por nuestro organismo. Es decir, conocer si “nos sientan bien”. No debemos consumirlos solo porque son buenos a expensas de algunos síntomas molestos.

Por ejemplo, conozco el caso de una paciente que recibía quimioterapia y decidió tomar harina de maca. Sin embargo, no le sentó bien y le incrementaba las nauseas. Por ello, sugerimos empezar por dosis pequeña y en una preparación “amigable”. Por ejemplo, mezclemos la harina de maca con algún jugo de frutas para poder diluir el sabor y la consistencia.

La quinua es un cereal, y como tal podemos tomarlo en una preparación similar a la avena (quaker). El caso del camu camu es más simple, porque es una fruta que podemos usar para hacer jugos o refrescos; y es que a pesar de su alta concentración de vitamina C, su sabor no es ácido y por el contrario, es bastante agradable. Solamente debemos tener la precaución de consumirlo en el momento, porque es un alimento que se oxida bastante rápido.

Así, como estos alimentos, hay muchos otras recetas caseras que suelen ser de conocimiento popular. Por ejemplo, se dice que el Aloe Vera (sábila) es bueno porque ayuda a limpiar el organismo. A pesar que no tiene sabor, su aspecto no es muy agradable; pero en una adecuada mezcla podemos consumirlo sin mayor reparo (una recomendación es hacerlo con jugos de frutas como piña o papaya). Otro alimento que es muy benéfico para levantar las defensas es la alfalfa. El jugo de esta planta ayuda a combatir la anemia. Es un poco laborioso, pero con un zumo de aproximadamente medio vaso es una medida suficiente.

Por supuesto, no debemos olvidar que ante cualquier duda sobre un nutriente debemos consultar a nuestro medico tratante, siempre.
fuente: www.vencerelcancer.blogspot.com